Ignatius de Laconi

El santo Ignatius, O.F.M. Cap., nació en 1701, el hijo de campesinos en Laconi, Cerdeña. Como un joven juró, durante una enfermedad grave, que si recuperara su salud, bendeciría su vida a Dios en el Pedido de Frailes Capuchin Menor. Recobró su salud, pero siguió aplazando la realización de su voto al día. Hay alguna indicación que sus padres pusieron objeciones a su entrada en los franciscanos. Después de un tiempo su vida otra vez se amenazó cuando un caballo que montaba se espantó. Ignatius visitó la ayuda del Santo Francis de Assisi y renovó el voto que había hecho antes. Esta vez sus padres no pusieron objeciones al que hace un franciscano.

Pidió la admisión en el convento de frailes de Capuchin en Cagliari, pero los superiores vacilaron al principio debido a su salud delicada. Ignatius entonces buscó a un amigo influyente que intercedió por él, y se recibió en el aprendizaje. A pesar de sus enfermedades físicas, su ardor permitió que él asistiera a los ejercicios espirituales de la comunidad y sobresaliera en la perfección de su observancia del Gobierno del Santo Francis.

Hagiografía

Empleándose en la comunidad durante varios años en varias ocupaciones, se designó quester de la limosna debido a su conducta edificante. Tenía relaciones buenas con los ciudadanos de Cagliari, que realizó que aunque el Hermano Ignatius pidiera la limosna, también devolvía a ellos en una manera espiritual. Su comportamiento modesto se vio como un sermón tranquilo para todos que le vieron ir sobre. Rara vez hablaba; pero cuando la caridad lo requirió, habló con la bondad excepcional. También instruiría a los niños y el inculto, consolaría el enfermo, e impulsaría a pecadores a convertirse y hacer la penitencia.

Ignatius se conocía por obedecer puntualmente a sus superiores, aun cuando requirió el desmentido de su propia voluntad. Se acostumbró a pasar por la casa de un usurero, porque temió que en la aceptación de una limosna de él compartiera la culpa de las injusticias de este hombre. Pero cuando el hombre se quejó y el superior mandó, Ignatius aceptó la limosna del hombre. Volviendo al convento de frailes, San Ignacio abrió el saco ofrecido por el usurero y la sangre se salió. A aquellos alrededor de él el santo dijo, "Esto es la sangre de los pobres apretados de ellos por la usura."

La hermana de Ignatius a menudo había escrito a él pidiéndole irle a ver una visita, por tanto podría conseguir su consejo en ciertos asuntos. Ignatius no tenía mente para prestar atención a su solicitud, pero cuando su superior ordenó que él hiciera así, inmediatamente emprendió el viaje. Pero se fue otra vez tan pronto como había dado el consejo requerido.

Cuando enviaron a su hermano a la prisión, se esperó que, en vista de la reputación del Hermano Ignatius, éste pudiera obtener la liberación de su hermano. Su superior le envió para hablar al gobernador, pero pidió simplemente que su hermano se trate con según la justicia. No para algo en el mundo iba el Hermano Ignatius haber impedido a cualquiera hacer su deber.

A pesar de su enfermedad, Ignatius perseveró en su trabajo hasta que tuviera 80 años. Incluso después de que se hizo ciego, siguió haciendo sus rutinas diarias durante dos años. La veneración de la gente aumentó, y muchos enfermos atribuyeron curaciones milagrosas a él.

Murió el 11 de mayo de 1781, y se dijo que muchos milagros han ocurrido en su tumba. El hermano Ignatius se beatificó en 1940 y se canonizó en 1951.



Buscar